atleta militar del año

Eduardo Carrillo, el mejor atleta militar del mundo

Las grandes pasiones del piloto eran el deporte y el entorno militar; se decantó por este segundo sueño tras desechar la idea de dedicarse profesionalmente al deporte.Como piloto, Carillo ya ha volado los C-295 del ala 35, en la ciudad de Getafe, y actualmente lo hace en los Falcon 900 del 45 Grupo de Fuerzas Aéreas, ubicado en la base aérea de Torrejón de Ardóz, también en Madrid.  Como deportista, el piloto entrena con constancia y dedicación, asumiendo el esfuerzo necesario para llegar siempre un poco más lejos. Los valores de su profesión y su afición se comparten con el objetivo de experimentar grandes vivencias y de someterse a su cuerpo a los límites del trabajo físico, ya sea al servicio de la sociedad o de sí mismo.