Brasil combate con fuego la delincuencia que atenta contra el Amazonas
Reportaje

Brasil combate con fuego la delincuencia que atenta contra el Amazonas

Las Fuerzas de Seguridad emplearon lanchas de combate fluvial blindadas suministradas por la empresa brasileña Gespi.
Snapshot 30 3
El modelo Gespi Aruanã 29FT - TT de la Policia Federal de Brasil.
|


WhatsApp Image 2021 11 29 at 15.51.53 (3)


Balsas y dragas ilegales arden en Autazes, destruidas por la acción de las fuerzas del orden (Foto: Policía Federal)

Cuando los buscadores de oro, una horda de delincuentes altamente peligrosos y organizados que asolan la región del Amazonas, tuvieron conocimiento de la posible existencia de una enorme veta de oro en el río Madeira, enviaron a la región de Autazes decenas y decenas de balsas, dragas y otros aparatos utilizados para destruir la selva y robar la riqueza nacional, en flagrante desafío a la ley.


La "fiebre del oro" en el río Madeira está activa al menos desde principios de noviembre, según los observadores internacionales. La llegada masiva de mineros al lugar habría comenzado tras difundirse el rumor de que un barco había encontrado oro en la región de la ciudad de Autazes, a poco más de 100 kilómetros de Manaos.


Rápidamente, al menos 300 balsas se dirigieron a ese tramo del río Madeira. Resulta que en todo Brasil, así como en el estado de Amazonas, la extracción de oro en el lecho del río utilizando mercurio es ilegal.


FFSG4abX0AArkDG

(Foto: Polícia Federal)


Las imágenes de enormes concentraciones de embarcaciones ilegales y sus ocupantes, reunidos ostensiblemente en la región con la intención, una vez más, de saquear el subsuelo brasileño en la Amazonia, acabaron por despertar el orgullo (la famosa vergüenza en sus rostros) de las autoridades federales brasileñas, civiles y militares, y se puso en marcha una respuesta multiagencial.


La Marina brasileña, la Policía Federal, el Ministerio de Justicia, el Ibama, las fuerzas de seguridad locales... Todos fueron movilizados dentro de los protocolos existentes, y la trampa comenzó a cerrarse alrededor de los mineros ilegales, a pesar de que la operación se había filtrado 40 horas antes de su inicio.


En las primeras horas del viernes 26 al sábado 27, las fuerzas de seguridad dirigidas por la Policía Federal y la Infantería de Marina avanzaron sobre las posiciones conocidas de los bandidos, efectuando una detención y destruyendo por el fuego, con todo el apoyo legal, más de 60 embarcaciones ilegales cuya mera existencia era una verdadera amenaza para la naturaleza local y la riqueza nacional.


Snapshot 30

Foto: Policia Federal


Las dos nuevas lanchas blindadas Aruanã 29FT, encargadas a Gespi Aeronáutica y Defensa Militar (empresa de defensa estratégica) y entregadas el 27 de septiembre a la Superintendencia Regional de la Policía Federal del Estado de Amazonas, fueron utilizadas en la acción contra los delincuentes excavadores.


FFSG4abWYAgSQTk

Balsas y dragas ilegales arden en Autazes, destruidas por la acción de las fuerzas del orden (Foto: Policía Federal)


Como se puede concluir, apenas dos meses después de la entrega de las lanchas, bautizadas en combate en la operación, ya han salvado millones de reales en minerales preciosos que serían robados por los criminales excavadores, y todo esto a un costo de 4.990.000 reales por par. Una ganga.


Aruanã 29FT - TT


El modelo Gespi Aruanã 29FT - TT  utiliza un tren de potencia con tres motores de 300 CV, alcanzando 54 nudos (100 km/h).

3d 2

Foto: Gespi


La embarcación cuenta con protección balística (escudos y mamparos), soportes para armas (ametralladoras ligeras), equipo de visión térmica y nocturna para el piloto, sistema de intercomunicación digitalizado y está equipada con GPS, sonar y radio marina homologada, entre otros accesorios.


Diseñado para transportar hasta ocho tripulantes sentados, el Aruanã 29FT está equipado con un enorme tanque de combustible de 900 litros, que garantiza seis horas de autonomía, y tiene un casco en forma de "V", fabricado en aluminio naval de alta resistencia.

Recomendamos