​Amazon recluta a 35 oficiales de las FFAA para su equipo de mandos intermedios
Talento

​Amazon recluta a 35 oficiales de las FFAA para su equipo de mandos intermedios

El gigante logístico ofrece mejores salarios, mayores posibilidades de promoción y de estabilidad familiar
Visita oficial del Ajema a las unidades del Mando Naval de Canarias Foto Armada
Visita oficial del Ajema a las unidades del Mando Naval de Canarias. Foto: Armada.
|

Amazon capta talento y lo hace en las Fuerzas Armadas. La Armada, con 14 oficiales en Amazon, es el principal caladero de empleados del gigante logístico. Tierra y Aire han aportado otros 20.


¿El motivo?, desde la Armada, según recoge el doctorando en Seguridad Internacional Carlos García de Paredes en un reciente artículo publicado en la Revista General de Marina, descartan que sea una cuestión de desmotivación, aunque lo cierto es que en las FFAA las posibilidades de promoción son inferiores a las de la empresa privada. Si se pregunta a los propios implicados las respuestas son muy similares. La primera pasa por una mayor estabilidad familiar y un futuro mejor para sus hijos, la segunda por la falta de proyección en la Armada, la tercera es el salario, la cuarta es la posibilidad de ascenso por rendimiento y no por los destinos de hace 20 años, la quinta es el reto de enfrentarse a algo nuevo, la sexta es que el mando de unidades ya tiene más contras que pros y la séptima es evitar la incertidumbre de los habituales cambios de criterios en asignación de mandos, destinos, ascensos, etc.


Esto no es algo nuevo, en el Ejército del Aire están cansados de ver cómo el equivalente a una promoción de oficiales pasa cada año a situación de excedencia para terminar trabajando como pilotos en líneas aéreas comerciales.


Formados y capaces


Lo que parece claro es que se valora la formación de los militares españoles y un buen ejemplo es el del personal que decide prestar servicio en organizaciones internacionales. Por lo general, se trata de un personal formado en misiones internacionales, con un alto nivel de idiomas y diplomado en Estado Mayor o con másteres relacionados. De Paredes pone como ejemplo en su artículo el caso de “las pruebas de acceso a administrador de la UE en el ámbito de la seguridad, donde los militares españoles coparon nueve de las diecisiete plazas ofertadas en un proceso donde había 90 candidatos por plaza”.


El investigador plantea aquí una pregunta al oficial en excedencia: ¿por qué te vas?, y otra a la Armada: ¿qué haces para retener ese talento en fuga? Aunque también se plantea, llegados a este caso, ¿cómo puede la institución aprovecharse de un retorno positivo de esto? Y propone una opción: ¿puede este personal formar parte de consejos asesores para la transformación y la mejora de los procesos de la Armada sin verse condicionados por su categoría o expectativas castrenses? Las respuestas quedan en el aire.


De Paredes termina su artículo con una frase del presidente del Grupo Virgin, Richard Branson, que es al mismo tiempo una reflexión y una llamada de atención a la Armada: “Forma a tus empleados lo suficientemente bien como para que se puedan ir, trátalos lo suficientemente bien como para que se quieran quedar”.

Recomendamos