Uruguay cierra un año marcado por el despliegue de sus nuevos Hercules y las buenas noticias para la Armada
Balance 2021

Uruguay cierra un año marcado por el despliegue de sus nuevos Hercules y las buenas noticias para la Armada

Noticias 20210203 Hercules ultrafreezers 6
|

El año 2021, luego de un 2020 marcado por la pandemia y la consiguiente retracción económica, trajo algunas novedades para las Fuerzas Armadas Uruguayas, pero aún restan concretar la mayoría de los desafíos que se enfrentan. 


A finales de 2020 se firmaba un acuerdo entre el Ministerio de Defensa de Uruguay y la Corporación Nacional para el Desarrollo para la formación de un fideicomiso destinado a la compra de nuevo material para las Fuerzas Armadas, sin embargo, no quedaba claro en ese momento, ni ahora, cual seria el origen de los fondos para nutrir dicho fideicomiso. 


Si bien se especulaba con una posible venta de inmuebles, a finales de 2021 no se ha concretado nada de esto. Ante esto, el presidente anunció a finales de 2021, que su gobierno compraría dos OPV, de las tres originalmente planeadas, preferentemente nuevos, con una inversión del entorno de los 100 millones de dólares, los que serían pagos la mitad durante este periodo de gobierno y el saldo restante en 10 años. En ese sentido se llamará a ofertas por buques nuevos, como así también a unidades de segunda mano, abriendo así la puerta a un amplio abanico de posibilidades. 


La Armada también concretó durante 2021 la donación de tres buques patrulleros clase Marine Protector, retirados de la Guardia Costera de Estados Unidos, los que llegarán en 2022. Con esta recepción, sumada a los nuevos buques que se espera recibir en 2024, la Armada cubriría al menos dos de sus tres necesidades básicas, la patrulla oceánica y la costera, quedando en el debe la recepción de algún buque para la patrulla hasta las 50 millas de mar territorial. 


En declaraciones realizadas durante este año, el comandante en jefe de la Armada recalcó que más allá de la recepción de estos buques, tanto los patrulleros norteamericanos como los nuevos OPV, se están realizando negociaciones con países amigos para la transferencia de otras unidades que ayuden a completar la flota, que actualmente se encuentra a mínimos históricos, con básicamente nula capacidad de combate y mínima de patrulla. 


En el caso de la Aviación Naval, en enero de 2021, se recibió el segundo Agusta Bell 412 que completó a la dotación de dos unidades adquirida en durante la administración anterior, como así también volvieron a volar el Beechcraft B-200T Super King Air y un T-34C1 Turbo Mentor que se encontraban en mantenimiento desde hacia años. Con esto la dotación aeronaval queda comprendida en dos Beechcraft B200 Super King Air, dos Beechcraft T-34C1 Turbo Mentor, tres Cessna O-2A Skymaster, dos Agusta Bell 412 y un Bell OH-58 Kiowa, siendo uno de los mejores momentos en cantidad de aeronaves disponibles en muchos años para la pequeña ala aérea de la Armada.


Fuerza Aérea


En el caso de la Fuerza Aérea, el 2021 fue un año agridulce, pues la esperada llegada de un Bell 212 Twin Huey donado por Estados Unidos, proceso que se extendió por varios años y que se concretó en noviembre, se vio empañada con la perdida de una unidad del mismo modelo en el mes de marzo, afortunadamente sin perdidas humanas, mientras realizaba un vuelo nocturno transportando una modesta cantidad de vacunas contra la Covid. 


Por otra parte, la adquisición de los dos Lockheed Martin KC-130H Hércules desde España demostró con creces lo acertado de la compra, con estos dos aviones realizando múltiples viajes a varios destinos del mundo, incluyendo España para el traslado de un radar secundario Indra en un vuelo de emergencia ante la falla de los sistemas instalados en Uruguay como así también el traslado del nuevo Bell 212 desde Estados Unidos, entre otros. 


La adquisición de aeronaves interceptoras, más helicópteros y nuevos aviones de entrenamiento ha quedado nuevamente postergada, aunque se han mantenido reuniones con naciones amigas para ver alternativas. La posible recepción de un radar móvil de Brasil, retirado del servicio en ese país, ha quedado por ahora solamente como una posibilidad, sin que se haya concretado nada más al respecto. Lo mismo ha sucedido sobre la potencial negociación por aeronaves Embraer Tucano o Super Tucano.


Ejército


El Ejército por su lado no ha tenido grandes novedades durante 2021, más allá de lo extendido de su despliegue debido a la colaboración para la lucha contra la pandemia como así también dentro del plan de patrullaje de fronteras. El amplio desgaste de material y personal no ha podido ser suplido con nuevos elementos, lo cual eventualmente va a afectar a la operatividad de la fuerza. 


Tampoco se han mejorado sustancialmente los sueldos, con apenas algunos pagos adicionales y pequeños aumentos salariales, que no alcanzan a cubrir la brecha con respecto al sector privado o inclusive otros sectores del gobierno, incluyendo a la Policía Nacional. Esto hace que continuamente se este sufriendo un sangrado de personal que deja la fuerza sin que muchas de esas vacantes puedan ser cubiertas. En lo que se refiere a material no se han adquirido nuevos vehículos ni transportes de personal, lo que ha generado grandes problemas logísticos para la fuerza. 


A esto se suman los despliegues en Misiones Operativas de Paz, donde la ONU esta comenzando a requerir un recambio de las flotas de vehículos que se utilizan bajo su bandera, lo que implicaría que Uruguay forzosamente deber cambiar su parque de vehículos de transporte de personal. La urgencia mas inmediata seria en Undof donde se precisan desplegar vehículos resistentes a minas y artefactos explosivos improvisados, MRAP por sus siglas en inglés, situación que por ahora se esta paliando con el despliegue de inhibidores de señales de radio donados por Estados Unidos e instalados en los vehículos desplegados.

En ese mismo orden, Estados Unidos estaría dispuesto a donar una partida de vehículos MRAP RG-31, por un valor estimado en el entorno de los siete millones de dolares, para cubrir esa necesidad. En octubre de 2021 se adquirieron dos vehículos turcos Katmerciler para equipar a los equipos EOD uruguayos en base a un requerimiento especifico que tenia la ONU. E


sta ha sido la única adquisición de material rodante en los últimos tiempos. Con respecto a nuevo material de combate, no ha habido adquisiciones de ningún tipo y solamente se está esperando una donación de un radar de defensa puntual desde China, para complementar los existentes en el Grupo de Artillería Antiaéreo Nro. 1


Desde Brasil existe la posibilidad de que se transfieran algunos blindados Engesa EE-11 Urutu dados de baja en ese país, los que únicamente podrían cumplir algún rol de entrenamiento en Uruguay porque tampoco calificarían para ser desplegados en misiones bajo bandera de la ONU, como así también continúan los trámites para la recepción de una docena de obuses M-108 de 105mm del mismo origen. 

Recomendamos

Lo más visto