Alakran, el mortero español en servicio en el Ejército de Ucrania

Alakran, el mortero español en servicio en el Ejército de Ucrania

La operación comercial se cerró en 2017 y el sistema entró en servicio sobre el vehículo Bars-8 en 2019
Alakranmorteroventura
Foto: Ukroboronservice
|

Después de semanas de escalada de tensión, Rusia ha cruzado la frontera con Ucrania e iniciado un ataque a gran escala. Kiev ha declarado la ley marcial y desplegado todos sus medios para tratar de frenar la ofensiva rusa -incluidas las fuerzas reservistas-. Entre el material del Ejército ucraniano hay un sistema desarrollado en España, el mortero embarcado Alakran de 120 mm de la empresa Ventura Defense (antes NTGS), con sede en el municipio de Collado Villalba (Madrid).  

El sistema está en servicio en las Fuerzas Armadas ucranianas desde 2019 instalado sobre el blindado 4x4 Bars-8, una plataforma de la empresa local Ukroboronservice, que realizó además la integración del mortero en el vehículo. No obstante, la operación comercial se cerró dos años antes en 2017, según recoge el archivo de ventas de material de defensa del instituto sueco Sipri.  

Esta es la única arma exportada en los últimos años por la industria de defensa nacional a Ucrania. Hay que recordar que España mantiene un veto a la venta de material de defensa y doble uso que afecta tanto a Ucrania como a Rusia. 

La solución recibe el nombre de UKR-MCC (Sistema de Mortero Móvil Ucraniano). El mortero permanece en el interior del vehículo durante los trayectos y se despliegue por la parte trasera del vehículo usando un actuador electromecánico. En unos segundos, se posa en el suelo sobre una base cuadrada que estabiliza la plataforma y permite efectuar disparos a máxima carga de forma sostenida sin transmitir esfuerzo al vehículo que lo transporta. 

Según explica el fabricante, la operación completa de despliegue, apuntamiento, disparo a dos objetivos distintos, repliegue y abandono de la posición se realiza en poco más de un minuto. En concreto, puede entrar en acción y disparar dos granadas de mortero de 120 mm en 67 segundos, y, después, cambiar a otra posición antes de que la batería contraria pueda devolver el disparo.  

La configuración base del sistema tiene una tripulación de tres personas e incorpora hasta 60 cargas de mortero de 120 mm y componentes asociados. Además, dispone de un equipo computarizado de control de disparos con pantalla plana. El mortero Alakran tiene un alcance máximo establecido de 7.180 m para sus granadas HE. La industria ucraniana también ha desarrollado una granada de mortero guiada por láser de 120 mm que está equipada con una ojiva de fragmentación HE y que aumenta ligeramente el alcance hasta los 7.500 metros. A mediados de 2019, Ukroboronservice hizo público un vídeo de unas pruebas con media docena de esos sistemas. 

En las últimas versiones, integra además un sistema de apuntamiento automático que incluye tecnología GIS (Geographic Information System) propia y un BMS (Battle Management System) abierto para el uso conjunto de varias unidades de Alakran junto a elementos de identificación de objetivos. El Alakran también ha sido evaluado por el Ejército español dentro de la fase de experimentación del proyecto Fuerza 2035. Las pruebas tuvieron lugar en la Brigada de la Legión, unidad seleccionada para poner a prueba los materiales de la futura brigada del Ejército de Tierra. El sistema también ha sido adquirido por Arabia Saudí y otros países de la región como Emiratos Árabes lo han probado.  

Operaciones rápidas 

El vehículo está listo para el disparo en 35 segundos y para volver a apuntar, tras hacer fuego, en tan solo ocho segundos. Es capaz de replegar en 25 segundos. Es posible la operación desde la cabina y en el exterior del vehículo al incorporar su propio sistema de gestión de fuegos, que muestra su localización y la de los objetivos asignados e incluye un sistema de cálculo balístico para múltiples tipos de munición".  

Dispone de una amplia capacidad de fuego, realizando 12 disparos en el primer minuto y cuatro en fuego sostenido. Está preparado para operar en entornos agrestes y desértico y cuenta con protección contra la radiación solar, el polvo y el agua, a lo que hay que sumar una estación meteorológica integrada. También puede ser instalado en vehículo de más de 1,5 toneladas de peso sin realizar refuerzos estructurales y puede ser helitransportado.  


Recomendamos