31 de marzo: tal día como hoy en 1866 la Armada Española bombardea Valparaíso
Historia Militar

31 de marzo: tal día como hoy en 1866 la Armada Española bombardea Valparaíso

La flota española estaba compuesta por las fragatas Numancia, Villa de Madrid, Blanca, Resolución y la corbeta Vencedora
BombardeodeValparasoWilliamGibbons
El bombardeo de Valparaíso de William Gibbons.
|

Tal día como hoy en 1866, la Armada Española bombardeó Valparaíso (Chile) bajo el mando del capitán de navío Casto Méndez Núñez por no cumplir el Gobierno chileno con las peticiones exigidas días antes por el Gobierno español. Entre esas exigencias se encontraba la devolución de la goleta Covadonga, que fue capturada por Chile en el combate de Papudo, y la obligación de rendir homenaje a la bandera española con veintiún cañonazos.

La flota española estaba compuesta por la fragata blindada Numancia, las fragatas Villa de Madrid, Blanca, Resolución y la corbeta Vencedora.

Los buques españoles

La Numancia era un buque importante, había costado 8.322.252 pesetas de la época, y fue construida en los astilleros La Seyne de Tolón por la compañía francesa Forges et Chantiers de la Mediterranée durante el reinado de Isabel II, cuando se estaba llevando a cabo el rearme de la marina española, tras el desastre de Trafalgar (1805), justo cuando España se convertía de nuevo en una de las principales potencias navales a nivel mundial.

El casco de la Numancia estaba construido con planchas de hierro unidas por dos millones de remaches, tenía una eslora de 96,8 metros, una manga de 17,4, y un puntal de 8,7, con un desplazamiento en carga de 7.500 toneladas. Su casco finalizaba a proa en un agudo espolón y sus motores, de vapor, tenían una potencia de 1.000 caballos. La Numancia disponía de un aparejo de fragata con 1.846 m² de velas, quedando por tanto a medio camino entre los escasos 1.100 m² de La Gloire, que fue el primer buque blindado de la historia, y los excesivos 4.497 m² de velamen del HMS Warrior, primer buque acorazado inglés. Alcanzaba una velocidad de catorce nudos como fragata blindada, y de doce como acorazado guardacostas.

Después de su participación en el conflicto hispano-sudamericano, la Numancia emprendió la marcha junto al resto de la Escuadra del Pacífico hacia Filipinass, de ahí fue llamada a Río de Janeiro para fortalecer una dotación española ubicada en la zona y poco después, volvió a Cádiz. Para entonces había recorrido unas 42.500 millas en un largo viaje que había durado más de dos años. Por esta hazaña, decidieron grabar en la cámara del capitán In Ioricata navis quae primum terram circuivit (En la nave acorazada que circundó la Tierra por primera vez).

Una vez que finalmente llegó en mayo de 1877 a Barcelona, con motivo de la inauguración de la Exposición Universal, se reunió con la Vitoria, las dos primeras unidades de la marina española en incorporar la instalación eléctrica.

La fragata Villa de Madrid recibió su nombre en homenaje al alzamiento del pueblo de Madrid del 2 de mayo de 1808 contra los invasores franceses, de hecho, en su mascarón de proa llevaba el escudo municipal de Madrid con el oso y el madroño. 

La fragata Blanca, en honor a la reina Blanca de Navarra, fue un barco que al terminar su acción bélica, ejerció de buque escuela de 1875 a 1881 para la formación de los futuros oficiales de la Armada Española.

Resolución fue una fragata de hélice inicialmente construída para instrucción pero que, tras participar de manera exitosa en la campaña del Pacífico, se convirtió en fragata blindada 1869. Al año siguiente, su nombre cambió a Méndez Núñez en recuerdo del marino.

La corbeta Vencedora, perteneciente a la clase Narváez, funcionaba con un motor de vapor de 200 hp que accionaba su única hélice. Estaba dotada de dos cañones giratorios de 200 mm en los costados y dos de 160 mm giratorios en proa.

El bombardeo

En Valparaíso, fue la Numancia quién anunció el bombardeo con dos cañonazos a las ocho de la mañana del 31 de marzo para avisar a los civiles de que en una hora comenzaría la ofensiva y que debían desalojar el puerto.

En esos días, el puerto de Valparaíso albergaba numerosos barcos de guerra extranjeros que estaban interesados en los acontecimientos entre España y Chile. Entre estas flotas destacaba la estadounidense con el comodoro John Rodgers al mando, y formada por el monitor Monadnock y los vapores Vanderbilt, Powhatan, Tuscarora, Mohanga y Adela, a flota inglesa también se encontraba en el puerto, capitaneada por el almirante Lord Denman y formada por las fragatas Sutlej y Leander y la cañonera Nereur.3, y dos naves francesas, Venus y Egerie. Los representantes diplomáticos de estos países intentaron mediar ante las hostilidades, y propusieron llevar a cabo un combate a diez millas de la costa de Valparaíso, pero Méndez Núñez no estuvo de acuerdo porque en caso de derrota la responsabilidad caería sobre él, porque no tenía autoridad ni órdenes para hacer eso.

El bombardeo duró casi tres horas y media. La flota española lanzó unas 2600 granadas contra el puerto, edificios oficiales y el ferrocarril. La ciudad quedó destrozada y con pérdidas de cerca de quince millones de pesos de la época que provocaron una gran recesión durante años en la economía chilena.

Tras incendiar los diques que bloqueaban la bahía, la escuadra española puso rumbo al puerto de Callao, en Perú, donde dos meses más tarde tendría lugar un nuevo enfrentamiento entre la Armada Española y la República Peruana en manos del entonces jefe supremo de la República del Perú, Mariano Ignacio Prado.

La guerra hispano-sudamericana fue un conflicto que enfrentó a España contra alianza formada por Chile, Perú, Bolivia y Ecuador entre 1865 y 1866. Los dos últimos no participaron militarmente, pero dieron apoyo político a sus aliados y negaron el abastecimiento a la Armada Española. El conflicto comenzó por la intervención continua de las potencias europeas en territorio de las nuevas naciones americanas y las deudas que estos países mantetenían.

Recomendamos

Lo más visto