19 de abril: tal día como hoy en 1928 España compra su primer gran bombardero Junkers K30
Historia militar

19 de abril: tal día como hoy en 1928 España compra su primer gran bombardero Junkers K30

El Junkers K-30 sustituyó a los antiguos bombarderos españoles Farman Goliath
Junkers K 3O
Junkers R.42, como llamaron los soviéticos al K30, en 1926. Imagen: Wikipedia commons.
|

Tal día como hoy, pero en 1928, España compró su primer gran bombardero, el Junkers K-30, una versión militar avanzada del avión de transporte G-24 con instalaciones para tres o cuatro ametralladoras Madsen y adaptado para 500 kg de bombas. Este modelo, al contrario que el G-24,  no pudo fabricarse en Alemania debido a las restricciones impuestas por el Tratado de Versalles tras la Primera Guerra Mundial. Aún así, el avión de transporte sirvió como prototipo para la filial sueca A.B. Flygindustri, que fue quien fabricó el K-30.

No es el primer bombardero que obtuvo la Aviación militar española, ya que contaban con cuatro Farman Goliath que se quedaron obsoletos, lo que fue el motivo de la renovación. El nuevo avión constaba de tres motores Junkers 310 CV y alcanzaba una velocidad máxima de 202 kilómetros por hora, 165 en crucero. 

El Junkers K-3O llegó a Cuatro Vientos el 10 de mayo de 1928 e hizo una exhibición aérea sobre Madrid, donde prestó servicio y fue pilotado por los capitanes Gallego y Cascón dentro de los bimotores Potez 54 de la Escuadrilla España de Malraux con su numeración 49-1 y posteriormente, en la Unidad Trimotor de la Escuadra número uno de Getafe, siendo el único avión de la unidad hasta la llegada de dos Fokker F.VII/3m en 1934.

El bombardero estuvo en el Sáhara Occidental, donde decidieron comprar trimotores Fokker F.VII y formaron la Escuadrilla Colonial del Sáhara. Fue también uno de los aviones utilizados en la Guerra Civil, donde fue destruído en un bombardeo.

A pesar de que España solo comprase uno, ochenta Junkers fueron entregados en total. Fuera de España, los soviéticos adoptaron el K.30 como avión de reconocimiento, torpedeo y transporte bajo el nombre de R.42, uno de ellos fue guía del rescate al dirigible Norge, que había sobrevolado el Polo Norte. Otros sirvieron únicamente como transporte y un número reducido formó parte de la Fuerza Aérea Chilena.

Recomendamos

Lo más visto