23 de abril: tal día como hoy en 1521 las tropas de Carlos I derrotan a los comuneros en la batalla de Villalar
Historia militar

23 de abril: tal día como hoy en 1521 las tropas de Carlos I derrotan a los comuneros en la batalla de Villalar

La batalla de Villalar puso un cese casi definitivo en la guerra de las Comunidades
BatallaDeVillalar
La batalla de Villalar, óleo de Manuel Pícolo López. Imagen: Wikipedia Commons.
|

Tal día como hoy, pero en 1521, tenía lugar un enfrentamiento entre las tropas de Carlos I y los comuneros en la batalla de Villalar. Dicha batalla formó parte de la guerra de las Comunidades de Castilla, que se originó debido a que la muerte de la reina Isabel dejó un marco político inestable en el que varias personas ostentaron el trono, su hija Juana, que fue incapacitada, y posteriormente su esposo Felipe el Hermoso.

Finalmente, tras la muerte de Felipe, su hijo Carlos llegó de Flandes sin apenas hablar castellano junto a un séquito de nobles y clérigos flamencos, lo que produjo un grave descontento entre las élites castellanas porque sintieron que su poder e influencia podía reducirse.

Este descontento llegó a las clases populares, de manera que comenzaron a protestar mediante pasquines en las iglesias bajo el escrito: "Tú, tierra de Castilla, muy desgraciada y maldita eres al sufrir que un tan noble reino como eres, sea gobernado por quienes no te tienen amor", donde dejaban claro su inconformidad con el nuevo rey.

En 1520, Carlos I tuvo que desplazarse a Alemania para ser nombrado emperador del Sacro Imperio Romano Germánico y dejó al frente de la corona al cardenal Adriano de Utrecht. En este momento, se juntaron las demandas fiscales con la salida del rey y comenzaron las primeras revueltas urbanas en las ciudades de Toledo y Segovia, con Juan de Padilla como símbolo del alzamiento. Habían encontrado una candidata alternativa a la corona, la reina Juana, aunque esta ni siquiera se había presentado como tal. A estas ciudades se fueron sumando otras como Zamora, Toro, Madrid, Guadalajara, Ávila, Salamanca o Burgos y, tras el incendio de Medina del Campo por parte de las tropas imperiales, el levantamiento se extendió y radicalizó hasta convertirse en una revolución antiseñorial que dividió a la burguesía.

Después de un año de enfrentamientos y triunfos de los comuneros en las grandes ciudades españolas, a principios de 1521, las tropas comuneras estuvieron una larga temporada manteniéndose dentro del castillo de Torrelobatón, bajo las órdenes de Juan Padilla, que tenía pensado partir hacia Toro o Valladolid. Esto permitió que el ejército imperial pudiese instalarse en Peñaflor de Hornija y tuviese tiempo suficiente para organizarse junto con las tropas de los señores y las fuerzas alistadas en el repartimiento del Ayuntamiento de Burgos para llevar a cabo un golpe casi definitivo contra los comuneros.

Padilla decidió que las tropas abandonasen el castilllo y pusiesen rumbo a Toro para recibir refuerzos. En el camino, las fuerzas imperiales se acercaban cada vez más, hasta que los comuneros llegaron a Villalar.

El 23 de abril de 1521, las tropas imperiales se enfrentaron a los comuneros en la batalla de Villalar, en el Puente de Fierro. Los primeros contaban con más de 6.000 efectivos de infantería y 2.400 caballos y, los de Padilla con 6.000 hombres,1.000 de ellos escopeteros. Los comuneros instalaron su artillería en las calles de Villalar con el objetivo de que la batalla se desarrollase ahi, pero no sirvió de nada ya que la caballería realista los fulminó antes de que llegasen las tropas del condestable.

Las pérdidas de las tropas comuneras se situaban entre los 100 y 1.000 hombres, los supervivientes huyeron a Portugal y algunos siguieron luchando desde allí. Los líderes de la revolución, Padilla, Bravo y Maldonado, lucharon hasta su captura y, tras confesarse a un fraile franciscano, fueron decapitados en la plaza del pueblo al día siguiente. Toledo fue la única ciudad que continuó con las revueltas hasta 1522.

Recomendamos

Lo más visto