8 de mayo: tal día como hoy en 1945 termina la Segunda Guerra Mundial
Historia militar

8 de mayo: tal día como hoy en 1945 termina la Segunda Guerra Mundial

Los antecedentes se sitúan a finales de abril de 1945, cuando soviéticos y estadounidenses se encuentran cerca del río Elba
Tropas alemanas capitulando
Tropas alemanas capitulando en 1945. Imagen: Wikipedia Commons.
|

Tal día como hoy, pero en 1945, los Aliados aceptaron la rendición incondicional de Alemania nazi en el marco de la Segunda Guerra Mundial, lo que significó la victoria de los Aliados en el frente europeo de la guerra. Este día fue conocido como el Día de la Victoria en Europa

La Segunda Guerra Mundial fue un conflicto que enfrentó a los Aliados, con Reino Unido, Estados Unidos, China y la Unión Soviética a la cabeza, contra las Potencias del Eje, liderados por Italia, Japón y la Alemania nazi en diferentes frentes de 1939 a 1945.

Los antecedentes de la rendición se sitúan a finales de abril de 1945, cuando los soviéticos, que avanzaban desde el este, y los estadounidenses que venían del oeste, se encontraron cerca del río Elba, lo que significaba que habían conseguido partir Alemania. En Berlín, Adolf Hitler se suicidó junto a Eva Braun considerando que la guerra estaba perdida debido al gran avance de los soviéticos sobre la capital.

Tras meses de negociaciones no autorizadas por Hitler, el general de las SS, Karl Wolff, junto con el general Heinrich von Vietinghoff de la Wehrmacht, aceptaron la derrota y ordenaron el cese al fuego de las fuerzas alemanas en Italia y las neofascistas de la República Social Italiana, firmando la rendición el 2 de mayo ante los Aliados. El mismo día, terminó la batalla de Berlín con la entrega de la ciudad a las tropas soviéticas por parte del general Helmuth Weidling.

En el frente neerlandés, el mariscal Montgomery aceptó la rendición de las tropas alemanas en el norte y oeste de Países Bajos, y las que estaban en Dinamarca, que no opusieron resistencia ante la llegada de los británicos, ya que su almirante, Dönitz, les dijo que la guerra estaba perdida y no tenía sentido resistir. Dönitz ordenó a los submarinos de la Kriegsmarine que parasen sus ofensivas y volviesen a las bases. Las fuerzas alemanas en Noruega también cayeron ante los británicos y los locales. Además, la resistencia checa se sublevó en Praga y atacó a los alemanes que se encontraron atrapados entre el Ejército Rojo y los estadounidenses. El 6 de mayo, la guarnición alemana de Breslavia también se rindió después de varios meses perdiendo territorio ante los soviéticos.

El 7 de mayo de 1945, el jefe del Estado Mayor del Alto Mando de las Fuerzas Armadas alemanas, Alfred Jodi, firmó la rendición incondicional de todas las fuerzas alemanas en el cuartel general supremo de la Fuerza Expedicionaria Aliada, en Reims. En este acta estableció que todas las fuerzas bajo el mando alemán cesarían las operaciones activas el 8 de mayo a las 23:01 horas, en horario de Europa Central.

Cuando la Stavka Soviética se enteró de la rendición ante británicos y estadounidenses, exigió que hiciesen lo mismo con el Ejército Rojo. El 8 de mayo, llevaron a los jefes de la Wehrmacht a Berlín para firmar una rendición igual ante los soviéticos, en la que también debían rendirse a las 23:01 horas, como en Reims. Wilhem Keitel firmó la rendición de la Wehrmacht , tras la disolución de la Luffwaffe, Heer y la Kriegsmarine de la República de Weimar.

La rendición en Berlín supuso que las tropas alemanas huyesen de las zonas de control de los soviéticos y quisieran capitular ante los estadounidenses y británicos, para no ser capturados por los comunistas yugoslavos o el Ejército Rojo. Pero no les sirvió de nada, porque los británicos que estaban en Austria, hacia donde se dirigieron, no les aceptaron y les devolvieron a Yugoslavia.

La rendición se extendió por todas partes, incluso en las zonas que Hitler había ordenado no abandonar como el del Desembarco de Normandía o la zona de control de las tropas de Curlandia.

La noticia de la rendición se extendió por todo occidente el 8 de mayo, dando lugar a grandes celebraciones por la caída final del Tercer Reich.

Recomendamos

Lo más visto