Colombia y la renovación de sus sistemas de defensa
Retos 2022

Colombia y la renovación de sus sistemas de defensa

031 2
Foto Infodefensa.com
|

Tal y como lo mencionábamos en el artículo Colombia y su necesidad de definiciones en Defensa y Seguridad, el gobierno de esta nación no ha podido iniciar los procesos de modernización –ya inaplazables- de sus Fuerzas Militares, que despliegan una importante cantidad de sistemas y material obsoleto y ad portas de ser pasado a retiro definitivo.


Sin embargo, la principal perspectiva para pensar que en los últimos siete meses de gobierno de la actual administración presidencial esta situación pueda cambiar ha sido el reciente desbloqueo de recursos, lo que ha posibilitado el inicio de algunos procesos menores de compra de nuevos equipos y aparentemente la aprobación de los recursos para el Conpes (de carácter reservado) destinado a la defensa aérea del país y que se estima en cerca de 2.200 millones de dólares, que se invertirían en la renovación de la flota de cazas, de aviones lifts y en un sistema misilistico para el Sisdan.


Esta es una posibilidad que está condicionada por la creciente tensión política que se desarrolla en este país, máximo cuando una de esas posiciones se opone tajantemente a cualquier inversión para el sector de la defensa.


Fortalecimiento del poder aéreo


No obstante si se materializa el documento Conpes, este estaría destinado casi exclusivamente al fortalecimiento del poder aéreo, dejando de lado otras necesidades igual de inaplazables, tales como el programa PES (nuevas plataformas estratégicas) de la Armada, así como los sistemas de defensa aérea del tipo VShorad, tanto para el Ejército como para la Infantería de Marina y otras serie de programas que ya con anterioridad hemos detallado de forma recurrente.


Es importante anotar que existen fuertes rumores (e indicios) en el sentido de que se habrían concretado acuerdos recientemente producto de la visita a Israel por parte de una delegación colombiana, que se traducirían no solo en el despliegue de nuevos sistemas para la seguridad y vigilancia fronteriza, sino en la compra de un sistema de defensa anti aérea (tierra-aire) de medio alcance, que sin embargo habría a su vez suscitado resistencias al interior del propio Ministerio de la Defensa.


Perspectivas de renovaciones, modernizaciones y adquisiciones se han dado prácticamente en los últimos 20 años, con algunos procesos significativos, pero que están en mora de materializarse por fin y respecto a la actualización de los principales sistemas de defensa de este país, que en la práctica no cuenta –ni en calidades ni en cantidades- con los medios necesarios y/o suficientes para la defensa de sus activos estratégicos y que además siempre ha legislado de espaldas a las realidades en defensa y seguridad nacionales y, sobre todo, regionales. 

Recomendamos