Lockheed diseña un F-35 a medida para un aliado de EEUU sin identificar
Encargo

Lockheed diseña un F-35 a medida para un aliado de EEUU sin identificar

Hasta el momento únicamente Israel había sido autorizado para disponer de una variante particular de este avión de combate de quinta generación
200127 f 35 fort worth planta lockheed martin
Planta de montaje de aviones de combate F-35. Foto Lockheed Martin
|

Un aliado de Estados Unidos quiere contar con su propia versión del avión de combate de quinta generación F-35. Y Lockheed Martin ya ha recibido luz verde para ponerse manos a la obra. El Departamento de Defensa de Estados Unidos adjudicó durante la última semana del año que acabamos de dejar un contrato por 49,06 millones al fabricante para apoyar el diseño y el desarrollo de una variante propia para un país que no ha revelado. La operación se tramita a través de la llamada fórmula de Ventas Militares al Extranjero (FMS, por sus siglas en inglés), que implica un acuerdo Gobierno a Gobierno

Hasta el momento, únicamente Israel cuenta con una variante propia, denominada, F-35I Adir, mientras que el resto de clientes internacionales del avanzado caza ha adquirido el modelo estándar. Se trata de una prerrogativa que solo ha logrado tener Tel Aviv. 


Israel, que en 2018 se convirtió en el primer usuario en probar el F-35 en combate, llegó en 2016 a replantearse la compra ya comprometida de estos aviones ante las dificultades para conseguir que Estados Unidos le facilitase el código fuente del avión para poder modificar la plataforma en función de sus necesidades. 


Sobre el nuevo país que ha conseguido que Washington se comprometa a facilitarle una versión a medida no hay más detalles. El medio indio Defenseworld destaca que esta adjudicación que implica a un cliente no identificado ha tenido lugar apenas dos semanas después de que Estados Unidos se mostrase dispuesto a vender F-35 a Emiratos Árabes Unidos. Washington respondió así tras la ruptura de negociaciones anunciada por las autoridades emiratíes sobre esta compra, como consecuencia de las duras condiciones que se estaban imponiendo. 


El secretario de Estado de Estados UnidosAntony Blinken, ha señalado que su país debía de asegurarse, por ejemplo, de que la ventaja militar israelí no quedaría dañada ante esta operación que lleva tiempo negociándose, y para la que ahora sí están preparados para seguir adelante. 


Tres variantes estándar hasta ahora 


Al margen de la versión israelí y a la espera de conocer las características de la desarrollada ahora para un país no revelado, el F-35 cuenta con tres versiones, diferenciadas por las letras AB y C. El F-35A, que es el aparato más ligero y ágil de los tres, está preparado para el despegue y el aterrizaje convencional (CTOL) en pistas habituales. 


La versión F-35B es la preparada para realizar despegues cortos y aterrizajes verticales (STOVL). En caso de necesidad también es capaz de despegar verticalmente (VTO). Esta variante sustituye a los cazas Harrier, como los que en una versión más antigua que los actuales empleó Gran Bretaña desde portaaeronaves en la Guerra de las Malvinas y que actualmente utiliza España desplegados desde su buque LHDJuan Carlos I.  

En cuanto a la tercera versión, la denominada F-35C, se trata del diseño naval, porque está preparado para operar en grandes portaaviones, desde donde despega con ayuda de catapultas y aterriza en un corto espacio gracias a su resistente tren de aterrizaje y al gancho trasero con el que atrapa un cable de frenado anclado al buque (Catobar). 


750 aparatos ya en servicio 


De momento, el F-35 ya presta servicio para nueve países, en los que es manejado por 1.585 pilotos capacitados (junto a 11.545 especialistas de mantenimiento) para los más de 750 aparatos en funcionamiento, de los 2.500 que el fabricante calcula que acabarán operando. 


El grueso de estos cazas se fabrica en las instalaciones que Lockheed Martin tiene en Fort Worth, en el estado norteamericano de Texas, y también en las plantas de ensamblaje habilitadas en Italia y Japón (en 2019 Tokio reveló que ya no fabricaría más en su país y pasaría a recibirlos del exterior), dos de los socios del programa internacional del F-35. Los otros son, además de Estados Unidos y Dinamarca, son Países Bajos, Australia, Canadá y Noruega. Turquía llegó a formar parte de este grupo, pero desencuentros con Estados Unidos por su compra de sistemas antiaéreos rusos S-400 llevó a Washington, en el verano de 2019, a apartarlo de este programa militar, el mayor de la historia. 

Recomendamos