15 de abril: tal día como hoy en 1717 se crea la Real Academia de Caballeros Guardias Marinas
Historia militar

15 de abril: tal día como hoy en 1717 se crea la Real Academia de Caballeros Guardias Marinas

La institución formó a numerosas personalidades destacadas durante la Ilustración
Observatorio San Fernando 1928
Observatorio de San Fernando, 1928. Imagen: Armada.
|

Tal día como hoy, pero de 1717, José Patiño crea por Real Decreto la Compañía de Caballeros Guardias Marinas en Cádiz, con el objetivo de formar a los futuros oficiales de la Armada. Esta compañía era considerada la tropa de la Casa Real y era la sustituta de los Guardias de Estandarte y de los Cadetes de Cartagena. Fue el antecedente de la actual Escuela Naval Militar.

La Academia se estableció en el Departamento Marítimo de Cádiz y pretendía dar una formación tanto práctica como teórica, basándose en la formación británica de los midshipmen y la de los gardes marins franceses. 

En febrero de 1717, la Academia ya tenía a sus primeros 37 futuros alumnos. Para entrar en la Academia era necesario ser hijo de noble o de algún oficial, de hecho, el primer cadete en estar apuntado fue el príncipe de Yaché, hijo del marqués de Campoflorido que era miembro del Consejo Real y que envió a su hijo a la Academia como muestra de su apoyo al rey. 

Los cadetes procedían de diferentes puntos de la península pero también acudían desde América e Italia, pronto hubo multitud de alumnos que finalizaron su formación y se unieron a la Marina española. Entre los oficiales más destacados que salieron de la Academia destacan Jorge Juan, Antonio de Ulloa, Vicente Tofiño y Antonio de Escaño, todos ellos contribuyeron a que España viviese una época de esplendor científico durante la Ilustración.

En 1777 abrieron las academias de Ferrol y Cartagena para poder capacitar a más oficiales para la gran Armada que se estaba creando. Más tarde, por una Ordenanza del rey, aquellos que demostrasen su conocimiento en la Academia de Guardas Marinas, podrían dedicarse a los estudios superiores de Álgebra y Geometría con el objetivo de preparar a los oficiales para dirigir un navío. Jorge Juan, exalumno ilustre de la Academia, fue capitán de la Compañía y propuso la instalación de un observatorio para las prácticas astronómicas.

El observatorio de Cádiz tuvo gran importancia durante las últimas décadas del siglo XVIII, ya que la mayoría de los oficiales científicos de la Marina acudieron allí para el estudio de la astronomía. Muchos de ellos participaron en proyectos como la elaboracion del Atlas Marítimo de España, el primer Almanaque Náutico o formaron parte de grandes expediciones ilustradas.

En 1856, tras una ligera recuperación de la crisis que hubo por la Guerra de Independencia, se estableció por Real Orden el Curso de Estudios Superiores de Matemáticas Puras, Mecánica, Física y Astronomía en el Observatorio de San Fernando y, durante el año siguiente, se desarrolló el primer curso tal y como lo entendemos hoy en día. Años después, hubo una reestructuración en la que primero suspendieron el ingreso de alumnos en las escuelas y academias de la Marina, pero pronto necesitaron cubrir bajas, por lo que abrieron la Escuela Naval Flotante, en la fragata Asturias, y la Academia de Ampliación de San Fernando, donde se realizaron los estudios que hasta ese momento se habían rrealizado en el Observatorio, junto con los cursos de ingeniería y artillería.

La Academia de San Fernando volvió a cerrar a principios del siglo XX, pero de nuevo la falta de personal especializado hizo que tuviesen que abrir una academia en el vapor Urania, aunque poco después volvieron al Observatorio, con la creación del Servicio Hidrográfico de la Armada. Este servicio se suprimió y hubo otro reorganizamiento. 

En la actualidad, la encargada de dar formación académica a los nuevos cadetes es la Escuela Naval Militar de Marín, en Pontevedra.

Recomendamos

Lo más visto