22 de abril: tal día como hoy en 1529 Castilla y Portugal firmaron el Tratado de Zaragoza
Historia militar

22 de abril: tal día como hoy en 1529 Castilla y Portugal firmaron el Tratado de Zaragoza

El Tratado de Zaragoza establecía las zonas de influencia de Portugal y Castilla en Asia
Antimeridiano Tratado Zaragoza
División territorial de Castilla y Portugal según Tordesillas y Zaragoza. Imagen: Wikipedia Commons.
|

Tal día como hoy, en 1529, el rey Juan III de Portugal y el emperador castellano Carlos I firmaron en Zaragoza un tratado por el que se definían las zonas de influencia castellana y portuguesa en Asia. La causa de este tratado fue que ambos reinos consideraban que según el Tratado de Tordesillas de 1494, las islas Molucas pertenecían a sus respectivos territorios.

El Tratado de Tordesillas dividió el mundo en dos zonas por un meridiano en el océano Atlántico por el que quedaban delimitadas las áreas en las que Castilla y Portugal tendrían derecho a explorar y colonizar. Al oeste del meridiano, las tierras que se encontraban serían de Castilla y, al este, de Portugal.

A principios del siglo XVI, los portugueses conquistaron el centro del comercio de las islas Molucas y llegaron a las islas más codiciadas del Índico, que ese momento eran las únicas que tenían nuez moscada y clavo, eran las islas Banda, Ternate y Tidore. En esta última, el vicecapitán Francisco Serrão obtuvo permiso para construir el Forte de São João Baptista de Ternate, tras un naufragio frente a su costa en una de las exploraciones de las islas. 

Serrão escribió cartas a Fernando de Magallanes contándole cómo eran las Islas de las Especias, dichas cartas sirvieron a Magallanes para convencer a la corona de financiar la primera circunnavegación de la Tierra. Magallanes llegó a las Molucas en 1521, poco tiempo después murió en la la batalla de Mactan en Filipinas y Serrão, más o menos, al mismo tiempo en Ternate.

Una segunda expedición comandada por García Jofre de Loaisa a las Molucas fue mandada por la Corona de Castilla con el objetivo de su colonización. Al llegar a Tidore, los castellanos construyeron un fuerte alegando que el Tratado de Tordesillas les otorgaba ese territorio, pero el conflicto con los portugueses, que ya estaban asentados en Tornate, no se pudo evitar. El enfrentamiento acabó con la derrota de las tropas de Castilla pero las hostilidades se alargaron durante la siguiente década. 

En 1524, los reinos intentaron resolver el problema. En la Junta de Badajoz-Elvas, cada parte nombró tres astrónomos y cartógrafos, tres pilotos y tres matemáticos, que serían los que decidirían la ubicación del antimeridiano de Tordesillas y que dividiría la Tierra en dos. Por parte de la Corona de Portugal, el rey Juan III envió a António de Azevedo Coutinho, Diogo Lopes de Sequeira, Lopo Homem y Simão Fernandes, representados por Mercurio Gâtine. De la delegación española, el Conde Mercurio Gâtine, García de Loaysa, García de Padilla y el excartógrafo portugués Diogo Ribeiro. Finalmente, no llegaron a un acuerdo.

Las coronas estrecharon lazos en 1525 debido al matrimonio de Catalina de Austria con Juan III de Portugal y un año después, el enlace de Carlos I con Isabel de Portugal, que llevó a que ambas coronas decidiesen volver a intentar llegar a un acuerdo sobre las islas Molucas. Además, los españoles no sabían cómo transportar las especias de las Molucas a Europa por la ruta oriental y le interesaba centrarse en su política europea.

El 22 de abril de 1529, Carlos I y Juan III de Portugal firmaron el Tratado de Zaragoza, por el que fijaron las áreas de influencia de Portugal y España en Asia. Acordaron la línea de separación cerca del meridiano 135º este, a 297,5 leguas al este de las Molucas. Las tierras y mares al oeste de la línea corresponderían a Portugal y España se quedó con la gran parte del Pacífico, aún así siguió quedando un vacío en cuanto a los derechos sobre Filipinas. Carlos I decidió invadir Filipinas sin éxito en 1542 y, tiempo después, su hijo Felipe II lo consiguió y estableció el comercio español en Manila, era el año 1565.

Finalmente, las islas Molucas quedaron en manos portuguesas tras comprarle los derechos de propiedad, navegación y comercio a España. Este acuerdo también supuso la desaparición de la Casa de la Especiería de La Coruña para limitar el monopolio de Sevilla con las especias. 

Recomendamos

Lo más visto