2 de mayo: tal día como hoy en 1808 el pueblo de Madrid se levanta contra las tropas de Napoleón
Historia militar

2 de mayo: tal día como hoy en 1808 el pueblo de Madrid se levanta contra las tropas de Napoleón

Napoleón consiguió tomar España pero el levantamiento popular de Madrid unió al país en contra de los franceses
Carga de los mamelucos, Goya
Óleo de Goya, El 2 de mayo de 1808 en Madrid o "La lucha con los mamelucos". Imagen: Museo del Prado.
|

Tal día como hoy, pero en 1808, tuvo lugar una revuelta popular en Madrid debido al intento de Napoleón de trasladar al infante Francisco de Paula y a la familia real a Francia. La rebelión fue reprimida por las tropas francesas, lo que desencadenó la Guerra de Independencia española.

El precedente de la rebelión comenzó con la ocupación del ejército napoleónico del territorio español tras una traición al tratado de Fontainebleau por el que Napoleón y Godoy acordaron tropas francesas pasarían por España para invadir Portugal en conjunto.  La excesiva presencia militar francesa en grandes ciudades de España alarmó a a Godoy y decidió mandar a la familia real al palacio de Aranjuez para que huyesen a América en caso de tener que escapar. El pueblo reaccionó al descontento que tenían hacia la política de Godoy y Carlos IV con el Motín de Aranjuez, por el que buscaron la destitución de Godoy y la abdicación de Carlos IV en su hijo Fernando VII

Napoleón no reconoció a Fernando VII como rey y decidió reunir en Bayona a este con su padre, Carlos IV, que le había pedido su ayuda para recuperar el trono. Utilizó el pretexto de mediar entre ellos para mejorar la situación de la monarquía española, pero en realidad buscó la renuncia de ambos a la corona. Al pueblo madrileño no le había dado tiempo a celebrar la llegada del nuevo rey, ya que este viajó a Bayona en busca del reconocimiento de Napoleón, dejando a una Junta de Gobierno al frente de España. 

Las tropas del general Murat tomaron el control de la capital y del gobierno, haciendo que liberasen a Godoy con el objetivo de que presionase en Bayona a Fernando. Por las calles de Madrid empezó a correr el rumor de que Napoleón tenía intención de devolver a Carlos IV la corona, esto causó un ambiente aún más tenso de los ciudadanos hacia las tropas francesas. Lo que hizo estallar el levantamiento madrileño fue la noticia de que María Luisa y el infante Francisco de Paula también viajarían a Francia, lo que dejaría el trono vacío en manos de Napoleón. 

El 2 de mayo de 1808, los madrileños se concentraron en la puerta del Palacio Real para evitar que se llevasen al infante y Murat respondió sacando un batallón que disparó contra la multitud, lo que provocó la reacción violenta de los ciudadanos. La lucha popular contra los franceses se extendió por todo Madrid, formaron partidas en los barrios con armas improvisadas como navajas, piedras, agujas o macetas, con las que intentaron que las tropas que llegaban a Madrid, no entrasen. 

Finalmente, los esfuerzos no fueron suficientes y las tropas entraron. Cerca de 30.000 hombres se desplazaron hacia el centro de la capital mientras que la lucha seguía en las calles, donde cientos de personas de los dos bandos perdieron la vida ante los mamelucos y lanceros franceses. La puerta del Sol, la puerta de Toledo y el parque de Artillería se convirtieron en campos de batalla. Las tropas españolas tuvieron órdenes de no intervenir pero los artilleros del parque de Monteleón se unieron a la lucha, con los capitanes Luis Daoíz y Pedro Velarde a la cabeza aunque murieron en combate, y otros militares como el teniente Jacinto Juíz y los alféreces Juan Van Halen y José Hezeta. Murat consiguió acabar con el levantamiento y decretó que todos a los que se hubiese encontrado con armas en la mano, serían arcabuceados. 

La noticia del levantamiento llegó a Bayona, lo que produjo que, junto a la presión que Fernando VII estaba sufriendo por parte de Napoleón, el rey abdicara en su padre y este en el hermano de Napoleón, José Bonaparte. Aunque Napoleón consiguiese hacerse con España, el levantamiento de Madrid enorgulleció al país y formó un sentimiento común de rechazo hacia los franceses, lo que desembocó en la Guerra de Independencia española. 

Recomendamos