24 de mayo: tal día como hoy en 1866 tiene lugar la batalla de Tuyutí
Historia militar

24 de mayo: tal día como hoy en 1866 tiene lugar la batalla de Tuyutí

La estrategia paraguaya se dividió en columnas que tenían como objetivo encerrar a los aliados
Tuyuti
Batalla de Tuyutí, obra de Cándido López. Imagen: Wikipedia Commons.
|

Tal día como hoy, pero en 1866, las fuerzas aliadas de Brasil, Argentina y Uruguay se enfrentaron a las tropas paraguayas en Tuyutí, en la que ha sido la mayor batalla de la historia de Sudamérica debido a la cantidad de efectivos que se emplearon en ella.

La batalla de Tuyutí tuvo lugar casi en el ecuador de la guerra de la Triple Alianza, cuando el ejército de los aliados descansaba después de las batallas de Paso de Patria y de Estero Bellaco en su campamento, cerca de la zona que da nombre a la batalla, y se vieron sorprendidos por el ataque de las tropas paraguayas. 

El plan del mariscal Francisco Solano López, quien estuvo al mando de los paraguayos, era llevar a cabo una batalla decisiva que le diése ventaja en la guerra y que provocase el retroceso del enemigo. Las tropas no estaban de acuerdo con su líder, ya que veían inconvenientes en el terreno y la superioridad numérica de los aliados, que habían formado un ejército de 50.000 hombres, aún así, López siguió con el plan.

La ofensiva paraguaya se dividió en columnas. La primera columna en atacar fue la del coronel José Eduvigis Díaz, que se vio favorecida por el terreno y consiguió derrotar a dos batallones uruguayos por el flanco derecho, aunque luego tuvieron que retroceder debido a un ataque de 26 piezas de artillería brasileña. 

El ataque por el centro estuvo en manos del coronel Hilarión Marcó, a pesar de que al principio encontró problemas para avanzar durante tres ataques, la caballería consiguió abrirse paso hasta un foso que había ordenado construir el general Emilio Luis Mallet delante de sus posiciones, lo que le permitió fulminar a la caballería paraguaya.

El general Francisco Isidoro Resquín se encargaría de encerrar al enemigo por el flanco izquierdo. Dos batallones y ocho regimientos de caballería derrotaron a los escuadrones argentinos que se encontraban por el paso Yatayty Corá y Lequizamón, pero las dificultades que les impuso el terreno, su avance fue lento y permitió que los argentinos pudiesen prepararse para su ataque, por lo que Resquín no pudo envolver el flanco.

El terreno también le jugó una mala pasada al general Vicente Barrios, que debía aparecer por sorpresa en Potrero Piris y cerrar el ataque. Pero el retraso hizo que llegase cuando las tropas brasileñas ya estaban preparadas, aún así, llevaron a cabo el ataque sobre uruguayos y brasileños. 

Finalmente, después de cinco horas de batalla, el enfrentamiento llegó a su fin con la retirada paraguaya. Esta batalla se enmarca como una de las más sangrientas de América del Sur debido a que las pérdidas de esas cinco horas llegaron a superar los 10.000 hombres. Las fuerzas aliadas continuaron teniendo tropas con las que luchar, pero las devastadoras cifras de bajas en las filas paraguayas dejaron un ejército pobre que no les permitía combatir a campo abierto, por lo que tuvieron que optar por desgastar a las tropas enemigas mediante el atrincheramiento durante los siguientes enfrentamientos de la guerra. 

Recomendamos